Este viernes por la tarde estaré en la Feria del Libro de Madrid firmando ejemplares de Dinero y conciencia ¿A quién sirve mi dinero? Una ocasión, en realidad, para poder dialogar unos momentos con aquellas personas a quienes les haya podido inspirar en algo el libro, y que tengan la oportunidad de acercarse a disfrutar de la tan ansiada primavera en el Parque del Retiro.

Con motivo de esto, quisiera aprovechar para hacer una muy breve reflexión. En medio de esta tormenta casi perfecta en la que estamos envueltos, muchos nos vemos impelidos a hacer algo como sea, a movernos en todas direcciones, a veces de forma más bien impulsiva y de dudoso resultado.

Me gustaría reivindicar otra buena forma de cambiar las cosas; y no es la primera que nos viene a la mente cuando pensamos que ya es hora de ponerse en pie y actuar.

Hablo de la lectura. ¡El acto de leer nos aporta y nos permite hacer tantas cosas! Para empezar, nos apeamos un momento de la velocidad del mundo, lo que por si mismo no es poco, y nos concentramos solamente en descubrir otras ideas, bien sea a través del ensayo o de las historias de ficción, eso no importa. No solo leemos esas ideas de otros, sino que las recreamos en nuestra imaginación y, casi sin pretenderlo, ponemos a prueba nuestra forma de ver el mundo.

Casi siempre nos damos cuenta de lo equivocados que estamos o, como mínimo, de los matices que pasábamos por alto. O bien nos sirve para reforzarnos en lo que pensábamos, pero provistos de nuevos argumentos y de más posibilidades, más formas de vivir como queremos.

Además de las experiencias vitales, personalmente, son las lecturas las que me ayudan a intentar aportar algunas nuevas ideas, y a explicarlas lo mejor que sé a los demás. A animar a las personas de mi entorno a levantarse del sillón  físico o metafórico en el que a veces permanecemos hundidos y a implicarse en lo que pasa a nuestro alrededor. Solo me queda dar las gracias de nuevo a los que puedan pasarse por la Feria del Libro -18:30 horas en la caseta 75, de Ecocentro, a quiénes agradezco la invitación- y también a todos los que me animan a continuar entusiasmándome con todo lo que nos queda por imaginar y por hacer.