Cuando alguien dice que al final “el dinero mueve el mundo”, aunque no hayamos oído de qué tema hablaba, sabemos con bastante seguridad que es sobre algo que funciona mal. En una frase tan corta, ya podemos intuir incluso un sentimiento: el de la resignación.

Quizás por esa razón las ideas sencillas que comparto en el libro Dinero y conciencia y en este blog hayan sorprendido a tantas personas. Por la paradoja de que eso de “el dinero mueve el mundo”, sin tocar una sola palabra, también puede ser una frase positiva; si llegamos a comprender que todos movemos ese dinero, y que podríamos hacerlo con una mayor conciencia.

Los lectores saben que dedico buena parte de mi tiempo a intentar hacer mi modesta contribución a este fin desde una entidad de banca ética, Triodos Bank. Pero hoy me gustaría hablar de una actividad distinta pero con el mismo objetivo. ¿Qué hacemos y para que sirve el trabajo de la Fundación Triodos?

Desde esta entidad sin ánimo de lucro que tengo el honor de presentar como vicepresidente queremos ir más allá de la tarea diaria de financiación bancaria con valores que realiza Triodos Bank.

Para empezar, la misión básica de la Fundación es difundir un uso más responsable del dinero. Nos proponemos conseguir una sociedad más consciente de que nuestro consumo, ahorro y donación -los usos que damos al dinero- dicen mucho sobre nuestra forma de relacionarnos con los demás. Para ello, la Fundación Triodos participa en actividades divulgativas como charlas abiertas, en muchas de las cuáles puedo participar para compartir mi propia experiencia de que, con el dinero, también podemos dejar una huella positiva.

También es tarea de la Fundación promover de forma directa el compromiso, la acción. Así, la entidad canaliza a las ONG de referencia en España los intereses bancarios donados por clientes de Triodos Bank a una organización social de su elección. Es la materialización del otro objetivo clave que nos marcamos: promover la donación, la expresión más clara de nuestro compromiso con otros seres humanos. Nuestro propio camino como personas empieza cuando alguien nos da el regalo de la vida, y los gestos desinteresados de los demás son esenciales para cualquiera durante la misma.

Espero que Fundación Triodos pueda promover pronto aún más actividades en España. Pero, sobre todo, me gustaría que los motivos que fundan esta entidad pudiesen inspirar a muchas personas y organizaciones. No son sino dos cimientos básicos para un mundo más justo: conciencia y generosidad.