Supongo que encontraré a muchas personas en sus vacaciones o próximos a ellas. Quizás les resultará curioso conocer la raíz de la palabra vacaciones; al parecer, deriva de la idea de vacuus, vacío.

Es obvio que cada uno se encarga de llenar ese tiempo vacío, si lo comparamos con las apreturas del día día, con lo que más le apetece. Sin embargo, más que para hacer muchas cosas, ¿no creen que las vacaciones aportan también esa tranquilidad tan necesaria para pensar un poco?

Dice Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex director general de la UNESCO, que no deberíamos dejarlo para las vacaciones, sino que habría que hacer al menos una pausa diaria. “Es imprescindible reapropiarnos de algún tiempo para nosotros. Por poco que sea. Todos los días, preferentemente al empezar la jornada o al terminarla (…) Una pausa al día para reflexionar, para no callar, para abordar los problemas esenciales. Para soñar bien despiertos”, escribe en la revista Anoche tuve un sueño.

En la pequeña pausa reflexiva durante la que escribo estas líneas, me viene a la mente otra idea, del poeta Federico García Lorcay que hace tiempo que tenía ganas de compartir. Hoy me parece oportuna, porque habla de cómo evitar dejarnos llevar por la vorágine del mundo y ser más libres. Es de hace décadas, pero sin duda continua valiendo igual:

“No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombre sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social”.

No renunciemos, por culpa de lo urgente, a nuestro enriquecimiento cultural, a nuestra esencia como personas.Seguro que, además de disfrutar con ello, también nos acabará aportando las respuestas que necesitamos.