La semana que viene visitaré Argentina y Chile, gracias a la invitación de un grupo de personas interesadas en las experiencias de banca con valores de este lado del charco. Tendré ocasion de contar lo mucho que aún estamos aprendiendo, día a día, por si puede ser útil; y sobre todo la oportunidad de mantener ojos y oídos abiertos, para seguir aprendiendo.

Antes de llegar, ya estoy sorprendido por la buena disposición que han mostrado por profundizar en la temática de la banca responsable desde diversos centros académicos. Así, el 24 de julio estaré en una conferencia con entrada libre en la Universidad de Chile y el 26 en una segunda charla en colaboración con la Universidad Nacional de Cuyo, en Argentina.

Es una alegría ver cómo, en todo el mundo, en particular en las facultades de Economía, están surgiendo cada vez más programas y másters que entienden la economía como lo que debe ser, el estudio de la distribución de la riqueza de forma sostenible. Tengo también, en relación con esta visita, que agradecer de antemano la distinción que prevén concederme en Argentina como huésped de honor de la ciudad de Buenos Aires, un reconocimiento sin lugar a dudas desmesurado. Allí, el día 23, tendré también ocasión de participar en una conferencia abierta a todas las personas interesadas.

En Triodos Bank no tenemos previsión de expandirnos fuera de Europa. Pero no puedo dejar de recordar aquí que ya existen entidades bancarias trabajando en esta dirección en continentes como América Latina, adheridas como nosotros a la Alianza Global por una Banca con Valores.

Viajar sirve para abrir la mente y renovar ideas. Sin embargo, estoy seguro de que este viaje me servirá también para consolidar una idea: la banca ética o con valores no vale solo para determinados países, sociedades o entornos. Digan lo que digan, hay valores humanos que escapan a cualquier tipo de frontera. Nos vemos a la vuelta.